Un enfoque sostenible para el futuro

Un enfoque para el futuro: nuestra estrategia integral

Debido a sus variados ámbitos de aplicación, el plástico es un socio muy popular para la vida cotidiana. Se valora este material por su larga vida útil, se pueden fabricar productos y piezas de plástico con los diseños más diversos y, gracias a lo liviano que es, sirve para reducir el peso. No obstante, a causa del crecimiento a pasos agigantados de la cantidad de habitantes en el mundo, están aumentando los residuos que generamos y la cantidad de materias primas que consumimos. Es por esto que debemos preguntarnos, por un lado, cómo podemos comportarnos como humanidad de un modo más sostenible en un futuro y, por otro lado, qué nuevos caminos debemos transitar como empresa para reciclar los residuos, desarrollar materiales degradables y, a su vez, minimizar el uso de los recursos.

La cuestión de la sostenibilidad nos afecta en forma particular a los especialistas en plásticos, aun cuando, en Greiner Assistec, no producimos «productos desechables», sino que fabricamos piezas técnicas con una vida útil especialmente larga. Es por este motivo que le damos importancia al control de cuestiones de sostenibilidad a lo largo de toda la «supply chain». Algunas de estas cuestiones son una producción que ahorre recursos, la prevención de residuos, un proceso de control eficiente, la prevención de desechos, la utilización de máquinas eficientes y también, siempre que sea posible, la utilización de materiales reciclados. Para nosotros, es importante acompañar y asesorar a nuestros clientes: encontramos en conjunto la mejor solución para cada proyecto, independientemente del material, de las materias primas y del proceso de tratamiento.

Como todas las divisiones de Greiner AG, en Greiner Assistec, trabajamos para la implementación de la estrategia conjunta «Plastics 4 Life». En ella se establece la manera en que lidiamos con los efectos sociales y económicos de nuestras acciones. Desde hace años que en Greiner Assistec reducimos todo lo posible los materiales de envasado, utilizamos envases de cartón varias veces y usamos bandejas reutilizables. Asimismo, en la producción, apostamos por la utilización de PET reciclado, evitamos los residuos siempre que podemos y reciclamos los desechos generados. No hacemos esto simplemente porque sea sostenible, sino porque forma parte de nuestro instinto.

Greiner AGpublicó en junio de 2019 su primer informe de sostenibilidad. Usted puede leer el informe de sostenibilidad completoaquí. Enhttps://sustainability.greiner.com usted encontrará más información sobre temas y metas de sostenibilidad del consorcio.

 

Con lo último en tecnología

Entendemos que la mejor calidad para nuestros clientes y una producción sostenible van de la mano. Es por esto que en todas nuestras sedes apostamos a un parque de maquinaria moderno que se oriente a lo último en tecnología: así, podemos tener en cuenta cuestiones relativas al medio ambiente incluso en países en los que no son habituales las inversiones en procesos sostenibles.

Utilización de material reciclado

Greiner Assistec se ocupa desde hace ya seis años de la utilización de materias primas alternativas. Gracias a nuestros conocimientos, estamos en condiciones de suministrar activamente a nuestros clientes materiales innovadores y sostenibles –en todos los casos en que estemos convencidos de que el proyecto y sus exigencias lo permiten–.

Si bien nuestra meta es evitar residuos de producción, aquellos residuos de producción generados se regranulan y se reinsertan en el circuito de producción. El mejor ejemplo de esto es el proceso de moldeo por inyección: en caso de producirse sobrantes, estos se muelen inmediatamente y se reintegran al circuito. Consideramos que es importante informar a nuestros clientes sobre la posibilidad de que haya material reciclado en sus productos. En nuestro propio producto –el palé de plástico– utilizamos ya un 100 % de material reciclado.

Asimismo, desde 2016 Greiner Assistec y Greiner Packaging se ocupan intensivamente, en el marco de un proyecto de desarrollo, de la utilización de bioplásticos y materias primas renovables. Bajo el título «Materiales sostenibles», se llevan a cabo sistemáticamente pruebas con materiales de fuentes sostenibles de materias primas. Hay experimentos tanto en el sector «non-food» como en el sector «food». En lo que respecta a los agroplásticos, nuestro foco está puesto inequívocamente en fuentes de materias primas de la 3ª generación –es decir, en subproductos orgánicos como la celulosa, la madera o la biomasa–. En el marco de este proyecto, colaboramos con el Instituto IPEC de la Universidad Johannes Kepler en Linz y el Transfercenter für Kunststofftechnik (Centro de Transferencia de Tecnología del Plástico, TCKT por sus siglas en alemán) en Wels. El proyecto está financiado por la Sociedad Austríaca de Promoción de la Investigación.

Los resultados de nuestros estudios muestran que los agroplásticos, a diferencia de los plásticos convencionales, requieren un tratamiento especial. Por este motivo, solo puede recurrirse en parte a procesos ya probados. En Greiner Assistec nos concentramos, principalmente, en materiales de reciclaje y en agroplásticos no degradables en los que vemos un gran potencial que se corresponde con la noción de sostenibilidad. No obstante, siempre estamos a disposición de nuestros clientes para asesorarlos en cualquier tema relativo a materiales.

Preguntas frecuentes

El concepto de sostenibilidad comprende en su núcleo tres dimensiones: la ecología, la economía y la sociedad. Armonizar estas tres dimensiones es lo que conforma una conducta sostenible. Los desarrollos ecológicos, económicos y sociales no pueden separarse o enfrentarse entre sí. No habrá progreso duradero en lo económico y en lo social sin un medio ambiente intacto. Al mismo tiempo, los problemas medioambientales solo pueden superarse por medio del bienestar económico y social. Entonces, la idea central del desarrollo sostenible es la siguiente: en el largo plazo, la comunidad global no puede vivir a costa de las generaciones futuras.

La sostenibilidad no es para nada una moda pasajera. Los orígenes de esta idea se remontan al siglo XVIII. «No cortes más madera de la que puede volver a crecer».

Con estas palabras, el funcionario de minería Hans-Karl von Carlowitz formuló el principio de la sostenibilidad por primera vez en 1713 en Alemania. En todo el mundo existe una idea común de que solo una conducta sostenible puede asegurar la capacidad de supervivencia en el largo plazo.

«Circular economy» quiere decir economía circular. Constituye la contraparte de la economía lineal, también llamada economía del desperdicio. El reciclaje hecho como corresponde y la producción de materias primas secundarias son la base de una economía circular funcional. Se cuidan los recursos; los residuos y las emisiones se minimizan. Un modelo para la economía circular es la naturaleza, en la que todas las sustancias atraviesan automáticamente un circuito. En un sistema lineal, las materias primas se pierden tras su utilización. Por este motivo, tenemos un firme compromiso con la implementación global de la idea de economía circular.

Esta cuestión tiene una significación fundamental. Los investigadores estiman que desde el comienzo de los años ‘50 se produjeron más de 8.300 millones de toneladas de plástico. Alrededor del 60 % de esta cantidad se encuentra en vertederos o en el medio ambiente. 8 millones de toneladas de plástico adicionales van a parar cada año al mar. No puede responsabilizarse únicamente a los envases de plástico por la contaminación del medio ambiente a nivel mundial, pero el envasado es una de las principales áreas de aplicación para el plástico. La industria del envasado es responsable de alrededor de un tercio del consumo mundial de plástico. Por ello, es importante para nosotros hacer que el plástico permanezca dentro del circuito económico como material reutilizable y lejos de la naturaleza.

El plástico es mejor de lo que indica su reputación. Con su bajo peso, ofrece ventajas para su transporte y hace posible (a través de sus variadas opciones de diseño) una producción eficiente.

El plástico abre las puertas a numerosas opciones: Puede utilizarse y procesarse de muchas formas en todos los ámbitos de la vida.

Algunos ejemplos: La utilización de envases de plástico reduce el peso de la carga de un camión comparado con otros materiales de envasado. La reducción del peso por su utilización en autos o en aviones contribuye así a ahorrar combustible. Los envases extienden también el tiempo de conservación de los alimentos y pueden así contribuir a la reducción de los residuos de productos alimenticios. Si uno contempla el balance medioambiental de distintos materiales en el área de los envasados, el del plástico es mucho más positivo que el de otros materiales. Siempre que, tras su utilización, el material no vaya a parar a la naturaleza, sino a un contenedor de basura, y se lo reutilice acordemente. El problema, entonces, no es el material en sí, sino el trato negligente que se le da. Muchos países carecen de sistemas funcionales de gestión de residuos o de soluciones de reciclaje más allá de los vertederos. Debido a la falta de infraestructura, el plástico va a parar por un tiempo corto o prolongado a la calle, a la naturaleza y, habitualmente, también a los ríos y mares.